Peggie Sue

Posts Tagged ‘anecdotas

Cuando sea grande (grande en serio) quiero ser crucerista. Me encanta ver la llegada de los cruceros plagados de gente (sobretodo cuando no trabajo) de la tercera edad con preocupaciones mínimas. Laburaron toda una vida, y ahora tienen la plata y el tiempo suficiente para dejar sin herencia a las generaciones que les siguen. Recorren el mundo estando cada pocos días en un puerto y un país diferente, tan lejos y tan distinto del lugar donde viven. Los reconoces al instante, cuando van cruzando el muelle: hombres altísimos con gorras de los lugares q visitaron previamente, señoras con viseras y sombreros enormes, con carteras y riñoneras de Louis Vuitton y exceso de estampado en sus ropas. Les encantan además los colores fluor y accesorios llamativos. A pesar de su edad, son súper amigos de la tecnología: cámaras de último modelo, unas sillas de ruedas que parecen cuatriciclos, filmadoras, celulares con los que no logran captar señal, etc. Caminan tan despreocupados por la vida, y de algún modo viven en su propia burbuja, de mi ciudad solamente conocen un extenso boulevard plagado de casas enormes y hermosas y no se animan a cruzar la tercera cuadra mas alejada del mar, para ellos allí termina la civilización. Rubias platinadas que podrían pasar por abuelas de Barbie, colorados y rubios casi albinos, chinos que son de lugares que no sabia q existían, de todos lados menos de China, ingleses sumamente polite, gente con un color de piel espectacular y que me parece bellísimo, un negro casi violeta, unos marrones increíbles, gente que habla solamente su inentendible lengua materna, y no logra hacerse entender.  Gente que esta acostumbrada a vivir en el lujo, donde se pasan horas diarias en el casino, spa y miles de actividades que amaría poder hacer tan frecuentemente. Gente que a pesar de venir con billetes de todos colores y valores, tan bien recibidos en mi país, piden descuento para todo, y compran más alcohol que mi grupo de amigos para una previa, porque en el barco las bebidas son muy caras. Gente que pasea con sus regalos recién adquiridos completamente ajenos al mundo en tierra firme, gente que probablemente vivió demasiado y ahora busca esa desconexión.

Espero poder hacer eso algún día, sola o acompañada, no hay mucha diferencia, siempre terminan las mujeres destrozando las tarjetas de crédito mientras sus maridos las esperan tranquilos y toman aire, así que seguramente encuentre alguna compañera de compras o un compañero para ir al casino o descansar un rato.

Anuncios
Etiquetas: , ,

Anoche dormía muy plácidamente en la casa de una amiga cuando un tremendo trueno digno de las trilladísimas películas catástrofe nos despertó de un susto. Me sentí como si hubiese tenido cuatro años de nuevo. Lo peor de todo es que en realidad nunca les tuve demasiado miedo a los truenos.

Por qué tantas tormentas últimamente?

Vivo en una ciudad sobre el mar y en la lista de lo que menos me apasiona y disfruto está la playa, ocupando un lugar considerable. Pero es de noche, ya no vuela arena, ni mata el sol, ni se llena de bichos uno. Asé que me voy con mis amigas a tomar mate y tereré (nota mental: no olvidarme el jugo) y cruzarme con muchos conocidos.

Temperatura: 19º

Humedad: 66%

Estado del flequillo: desastroso

Sistema respiratorio: tos, resfrio y mocos en exceso (nota mental: llevar pañuelitos descartables)

Cosas que siento que me olvido: un par importantes mínimo

Actualización:

Me olvidé los pañuelitos (por suerte no los necesité), una botella de agua fresca y las ojotas, y como me quedaba a dormir en lo de una amiga, tuve que andar de zapatillas ¬¬

Etiquetas: , , ,

Les tengo terror a las arañas. No es ninguna fobia rara en absoluto, pero tengo super presente la tarde de verano en la que mis primos más grandes y yo estábamos en la casa de mi abuela aburridos y a uno de ellos se le ocurrió ver la peli Aracnofobia. Pasados mas de diez años, ya ni recuerdo de que se trataba (seguramente había muchas arañas y hasta una gigante) pero sí recuerdo que ese momento me marcó para siempre. Les tengo terror como ya les dije. Y hace un rato me estaba duchando y vi una bajar colgada de mi esponja. Me quede paralizada, no sabia que hacer, solamente podía verla a escasos centímetros míos subiendo y bajando, y hasta podría decirles que se burlaba de mi porque me sabia aterrada. Que hice? Junte coraje (admiro mi capacidad de no gritar automáticamente, me costo pero la adquirí con los años), agarre la esponja y la tire al otro lado del baño. Salí obviamente de la ducha super perseguida y tire la esponja nuevamente a la ducha. Trate de hacer un examen cuidadoso para averiguar la posición de la araña en ese momento pero no la encontré. Ok, voy a seguir perseguida hasta que la encuentre y la mate (cosa que veo difícil) Cuando salí le conté a mi mama que me respondió con un desinteresado “no me preocupa porque no es mía la esponja”, a lo que le conteste que ahora teníamos una araña suelta por la casa. Sin hacerme mucho caso siguió con lo suyo. Y yo ahora me imagino a la araña por todos lados, en mi pelo, subiendo por mi pierna, trepando mi acolchado, en el cajón de mi ropa, esperándome en la puerta de mi habitación, etc.

Y para culminar con el tema arañas les dejo un dato curioso que me contó una amiga y que va a mi lista de traumas personales: A lo largo de nuestra vida, y durante las noches, cada humano se come una media de 8 arañas.

Me consolaría mucho saber que además de mi existen nuevos paranoicos.

Actualización:

Al día siguiente…

Volvi a cruzarme con la araña (espero que haya sido la misma) cuando sali de la ducha hace unos minutos, tomé coraje y la aplasté con mi ojota.

Una menos en el mundo!

Hace un año estaba loquísima a punto de entrar a mi fiesta de egresados. Que noche por dios! Yo que no tuve fiesta de 15 la disfrute a full y va a ser siempre recordada como una de las mejores de mi vida. De la secundaria saque a mis mejores amigas, aquellas a las que sigo viendo y hablamos permanentemente, y aunque mi curso no era el más unido, volvería a estar con ellos en la escuela con tantas ganas! Mirándolo desde un poco mas lejos, me hubiera encantado que aprovecháramos esos años para hacernos mas amigos entre todos y no estar divididos en grupos. Tengo amigos que con su curso entero se llevaban genial, y pienso que en el nuestro no tuvimos tanta suerte. Pero eso si, nuestra fiesta fue la mejor de todas y en eso nadie discute, salio todo perfecto y pudimos hacerla solos, sin ayuda de nadie más.


En el fichero

Categorías